EN REALIDAD QUE NECESITAS?

A pocos días de mi cumpleaños me preguntaron que que necesitaba para que me regalaran, me quede pensando y me di cuenta que no necesito nada.

Me di cuenta la gran diferencia entre necesitar y querer!

Lo que siento en este momento de mi vida, es que necesito tanto  para en realidad estar feliz o estar mejor.  Claro me gustan las cosas materiales, pero en realidad, estas solo dan un placer muy inmediato.

Piensa cuantas cosas, cuantos planes, cuantas relaciones eliges por necesidad?

Les ha pasado que quieren algo, lo consiguen y al poco tiempo ya hasta uno se olvida que lo tiene. O mas aún cuando estas bajo de nota eso no te ayuda a salir de ese estado.

Y eso pasa con las relaciones y con muchas cosas en la vida.

Necesito de una persona para estar feliz…y entonces estableces las relaciones desde la necesidad, y si esa necesidad no te es satisfecha, vienen las sensaciones de falta de algo y de insatisfacción.

Pero cuando en realidad, las necesidades propias son llenadas y alimentadas internamente, lo demás es un extra en la vida. Cuando logramos trabajar en nuestra parte emocional, cada vez las necesidades son menores.

Y entonces, eliges lo que  quieres, y eso es gran diferencia. Evitas los apegos, las dependencias y puedes disfrutar de manera más plena las cosas, las relaciones e incluso los desafíos.

Porque te das cuenta que necesitas poco, que en realidad se necesita poco para estar feliz. Hay necesidades básicas, como la manera de alimentarte, la salud, pagar tus cuentas, etc. Pero al final no son tantas cosas las que se necesita para ser feliz.

Acaso las personas con escasos y limitados recursos económicos están deprimidas?

Acaso las personas que tienen algún faltante en su cuerpo físico viven deprimidos?

Acaso las personas que no tienen pareja están deprimidas?

Es solo cuestión del significado que le demos a las cosas.

Qué tanto poder le damos a lo que falta y que tanto trabajamos para llenarnos en nuestro interior que nos permita vivir realmente, plena y apasionadamente.

Es un estado de plenitud total, y eso no significa no estar en momentos de conflicto interno.

Los invito a pensarlo, cuestionarlo y si  algo te llega al alma, busca un estado propio de mejoría.

SARA BURSZTEIN
PSICOLOGA Y COACH
ESPECIALISTA EN PNL

No Comments

Post A Comment